lunes, 1 de junio de 2009

Dos versiones del amor (y del enamoramiento)

Galeano y Dolina. El uno y una historia de amor en estado puro, sin confusiones de razón ni entorno social (por más capacidades sociales y racionales que algunos intenten endilgarle a los monos). El otro con una visión particular del estado de enamoramiento y aquello que produce el no ser correspondido; el lado oscuro de estar enamorado.

Vea, o mire, o -mejor- lea:


El amor. Eduardo Galeano

En la selva amazónica, la primera mujer y el primer hombre se miraron con curiosidad. Era raro lo que tenían entre las piernas.

-¿Te han cortado? -preguntó el hombre.

-No -dijo ella-. Siempre he sido así.

El la examinó de cerca. Se rascó la cabeza. Allí había una llaga abierta. Dijo:

-No comas yuca, ni plátanos, ni ninguna fruta que se raje al madurar. Yo te curaré. Echate en la hamaca y descansa.

Ella obedeció. Con paciencia tragó los menjunjes de hierbas y se dejó aplicar las pomadas y los ungüentos. Tenía que apretar los dientes para no reírse, cuando él le decía:

-No te preocupes.

El juego le gustaba, aunque ya empezaba a cansarse de vivir en ayunas y tendida en una hamaca. La memoria de las frutas le hacía agua la boca.

Una tarde, el hombre llegó corriendo a través de la floresta. Daba saltos de euforia y gritaba:

-¡Lo encontré! ¡Lo encontré!

Acababa de ver al mono curando a la mona en la copa de un árbol.

-Es así -dijo el hombre, aproximándose a la mujer.

Cuando terminó el largo abrazo, un aroma espeso, de flores y frutas, invadió el aire. De los cuerpos, que yacían juntos, se desprendían vapores y fulgores jamás vistos, y era tanta su hermosura que se morían de vergüenza los soles y los dioses.

(De "Memoria del fuego/Los nacimientos")



Estar enamorado es una porquería [supongamos que ese sería un titulo]. Alejandro Dolina

Estar enamorado es una porquería. Estar enamorado es una basura, se siente uno mal. No reacciona inteligentemente. Pierde la facultad de especular, porque con toda inocencia, toma el corazón y lo deja de propina en cualquier lado.
En cambio cuando uno no esta enamorado es vivo, es atrayente, es imaginativo, especula, se retira a tiempo, avanza cuando tiene que avanzar, es brillante. Tiene esa crueldad, esa maravillosa crueldad, que tanto enamora y que cuando uno esta enamorado pierde. El enamorado dice “voy a ser cruel” y resulta patético. Ensaya retiradas que duran cinco minutos, al cabo de los cuales llama por teléfono como un perro, arrastrándose.
Cuando uno está enamorado pierde poder, pierde mucho poder, del que uno necesita para enamorar, precisamente. De modo que se da esta paradoja: cuando mas necesita este poder no lo tiene y cuando uno lo tiene no le interesa tenerlo, o a lo mejor lo usa nada mas que enamorar giles, de gusto, porque si, para matar el tiempo.

(De... algún programa de radio de 1998)

jueves, 25 de septiembre de 2008

Para algunos. Para todos.


Irse - Mario Benedetti


Cada vez que te vayas de vos misma
no olvides que te espero
en tres o cuatro puntos cardinales
siempre habrá un sitio dondequiera
con un montón de bienvenidas
todas te reconocen desde lejos
y aprontan una fiesta tan discreta
sin cantos sin fulgor sin tamboriles
que sólo vos sabrás que es para vos
cada vez que te vayas de vos misma
procura que tu vida no se rompa
y tu otro vos no sufra el abandono
y por favor no olvides que te espero
con este corazón recién comprado
en la feria mejor de los domingos
cada vez que te vayas de vos misma
no destruyas la vía de regreso
volver es una forma de encontrarse
y así verás que allí también te espero.

Versos sencillos los de Benedetti. Y preciosos.

Se comparten:
Con los que esperan todos los días;
con los que van, pero vuelven;
con los que se encuentran y los que se reencuentran;
con los que desafían los tiempos, en el tiempo;
con los que se alejan, para acercarse;
con los que resucitan, aunque no murieron;
con los que en el piso de la noche, abrazan una luz;
con los que dudan y se contradicen, para afirmar y luego volver a dudar;
con el que mata la muerte.
Con los que aprenden. Con los que comprenden.
Y con los que quieran aprehender todo eso, también.




Decora esta carnicería: El beso, de Klimt


miércoles, 17 de septiembre de 2008

Nada. A la nada.

Nadando (ahogándose) en lugares (casi) comunes autoreflexivos, siempre el final era: el amor propio por el suelo, el ajeno por el cielo. Cielo donde la encontraba a ella. La encontraba, pero no se encontraban. La encontraba, pero él no estaba. El nunca estuvo; ahí el error principal; ahí el error de tanto determinismo antes amagado.

Nadaba, ahora en medio del agua, alejado de las metáforas de 5 pesos.

De mariposas en el vientre, a mariposas en la mente. Cada día entendía menos de más.

Nadar con las mariposas, era lo único que importaba esa tarde. Verano de mariposas, como en la infancia. Como volver al primer amor. Mariposas en el vientre y silbidos en la cabeza.

Nadaba, pero las mariposas se iban. Y, mezclados con agua, volvían pensamientos recurrentes, en modo de protesta contra uno mismo, en disidencia con el universo:
Que todo lo que hacemos es esperar, que no hay otros actos que no sean esperas. O quizá todas las esperas son una: un filo de luz en nuestro círculo hermético. Un estallido pequeño de claridad que nos saque de nosotros mismos, para volver a ser nosotros mismos de un modo más veraz, donde la soledad sólo sea una exquisitez por elección, y ya no una compañera que pretendemos desterrar a dudosos precios.

Nadaba, tragaba agua, y otra vez, sin mariposas, escupía: “De vez en cuando, equivocadamente, adquirimos unas satisfacciones propias de alguna venta de falsos alquimistas. Un dolor disfrazado de madurez, una madurez que no quiere revivir las aventuras y juegos de nuestra mejor niñez.”

Y después de vomitar el agua, solo agua, volvían pájaros y mariposas, a la cabeza: “Pero hay un momento, un momento de señales, donde al fin, después de nuestra propia dilación impuesta, nos encuentran unos ojos del mejor color, una boca que nace de pinceles suaves y detallistas y, acariciándonos el espíritu, nos dice: No se alejen de los sueños, sólo de ese modo podemos ser reales.

Esa es la espera mayor, el juego grande; ser reales siendo soñados. Soñar, realizando a otros. Ruinas circulares que no decepcionan a nadie y nos acercan.

Y se despertaba, con agua, y gritaba: “Y despertar, casi sin despertarnos, para creer, para crear, crearme, crearte, crearnos. Entender el momento, en el que sos, y que sueño, y que soy.”

Así, su espera tal vez fuera la única y sus sueños creadores.

Y otra vez ella: como luz en la oscuridad.

Y otra vez esperaba, y otra vez pensaba:
(Hasta que esos ojos se encuentren: desafiantes, claros, lúcidos, tiernos y soñados.)

Mientras tanto, en la realidad de dos metros bajo agua, se ahogaba.


domingo, 3 de agosto de 2008

Faenando la lengua

Buenas... Acabo de descolgarme de uno de los ganchos de este lugar ya casi siniestro (este silencio que reina por acá no es de los mejores). Descolgado, y -como la mayor parte del tiempo- falto de ideas, comparto algunas cuestiones acerca del lenguaje y la comunicación.

Primero, un texto de Verbitsky, publicado en 1999, sobre el lenguaje escrito. Luego, un video reciente de "Peter Capusotto y sus videos" acerca de los lenguajes y formas de ¿comunicación? que manejan muchos pibes hoy (como se observa en el video, la forma -asociada a la estupidez- no es excluyente de ninguna clase social).

Humor en las dos citas, y conclusiones a la vista. Como en tantas cuestiones, estamos cada día más estúpidos, cada vez más globalizados, menos comunicados.
Nada...que se yo...rescatate man, no te ortivés que no hay razón (ni pasión), pintó esto de puro freak, sale off en el blog.

LA EÑE NO SE RINDE
(Horacio Verbitsky)
27 de noviembre de 1999

Ayer recibí un e-mail que deseo compartir con los lectores. Confío en que les interesará. Informa que la Real Academia de la Lengua dará a conocer la reforma modelo 2000 de la ortografía española. Se inspira, al parecer, en un plan quinquenal que alguien propuso para la germanización del inglés. Será, una enmienda paulatina, que entrará en vigor poco a poco, para evitar confusiones. La reforma hará mucho más simple el castellano de todos los días, pondrá fin a los problemas de ortografía que tienden trampas a futbolistas, abogados y arquitectos, y hará que nos entendamos de manera universal quienes hablamos esta noble lengua.

De acuerdo con un expediente secreto al que alude el e-mail, la reforma se introducirá en las siguientes cinco etapas anuales:

1. Supresión de las diferencias entre c, s, z y k.

Komo despegue del plan, todo sonido parecido al de la k (este fonema tiene su definición téknika lingüístika, pero konfundiría mucho si la mencionamos akí) será asumido por esta letra. En adelante, pues, se eskribirá kasa, keso, Kijote.



2. También se simplifikará el sonido de s en este úniko signo. Kon lo kual sobrarán la c y la z: "el sapato de Sesilia es asul." Desapareserá la doble c y será reemplasada por x: "Tuve un axidente en la Avenida Oxidental". Grasias a esta modifikasión los españoles no tendrán ventajas ortográfikas por su estraña pronunsiasión de siertas letras.

Se funden la b kon la v, así komo la ye kon la elle. No existe en español diferensia alguna entre el sonido de la b larga y la v chikita.

Por lo kual, a partir del segundo año, desapareserá la v y beremos kómo bastará con la b para ke bibamos felises y kontentos.

Pasa lo mismo kon la elle y la ye. Sobra la elle.

Todo se eskribirá con y: "Yébeme de paseo a Sebiya, señor Biyar".

Esta integrasión probokará agradesimiento general de kienes hablan kasteyano, desde Balensia hasta Bolibia. Toda b será de baka, toda b será de burro.

Erre es erre; fuera la hache; fusión de g y jota.



3. A partir del tercer año, y para mayor konsistensia, todo sonido de erre se eskribirá kon doble r: "Rroberto rregala un rradio". Asimismo, la hache, kuya presensia es fantasma en nuestra lengua, será eliminada.

Nuestros ijos ya no tendrán ke pensar kómo se eskribe sanaoria, y se akabarán esas complikadas y umiyantes distinsiones entre "echo" y "hecho". Ya no abrá ke desperdisiar más oras de estudio en semejante kuestión ke nos tenía artos. Tampoko en la diferensia entre la g y la j, ke muchas beses suenan igual.

Aora todo ba con jota: "El jeneral jestionó la jerensia". No ay duda de ke esta sensiya modifikasión ará que ablemos y eskribamos todos con más rregularidad y más rrápido rritmo.

Abolisión de tildes; muerte a konsonantes finales.

Orrible kalamidad del kastellano, en jeneral, son las tildes o asentos. Esta sancadiya kotidiana jenerara una axion desisiba en la rreforma; aremos komo el ingles, que a triunfado unibersalmente sin tildes.

Kedaran eyas kanseladas desde el kuarto año, y abran de ser el sentido komun y la intelijensia kayejera los ke digan ake se rrefiere kada bocablo. Berbigrasia: "¡Komo komo komo komo!"

Tambien seran proibidas siertas konsonantes finales ke inkomodan y poko ayudan al siudadano. Asi, se dira: "¿ke ora es en tu relo?", "As un ueko en a pare" y "La mita de los aorros son de eya".

4. Eliminasion de la d interbokalika del partisipio pasao y kanselasaion de artikulos.

El uso a impuesto ya ke no se diga "bailado" sino "bailao","nacido" sino "nacio"y "venido" sino "venio". Kabisbajos aseptaremos esta kostumbre bulgar, ya ke es el pueblo yano el ke manda, al fin y al kabo.



5. Desde el kinto año kedaran suprimidas esas des interbokalikas ke la jente no pronunsia. Ademas, y konsiderando ke el latin no tenia artikulos y nosotros no debemos inbentar kosas que nuestro padre latin rrechasaba, kasteyano karesera de artikulos. Sera poko enrredao en prinsipio, y ablaremos komo futbolistas yugoslabos, pero despues niños, niñas de kolegios, beran ke tareas eskolares rresultan mas fasiles.

Profesores terminaran benerando akademikos ke an desidio aser rreformas klabes para ke seres umanos ke bibimos en nasiones ispanoablantes gosemos berdaderamente el idioma de Serbantes y Kebedo.

Eso si: nunka aseptaremos ke potensias estranjeras token kabeyos de letra eñe. Eñe rrepresenta balores mas elebados de tradision kultural ispanika y primero kaeremos kadaberes ke aseptar bejamenes a simbolo ke a sio korason bibifikante de istoria kastisa. ¡Kon eñe ay lus en poterna y guardian en eredad! Espero, ke os aya kedao klaro, bale?





domingo, 8 de junio de 2008

Tópico: El lado oscuro del corazón


Girondo, Benedetti y Gelman citados en "El lado oscuro del corazón".

Subiela está loco como un cuerdo, hace peliculas cada vez menos interesantes cinematográficamente, pero sus historias, intereses y preocupaciones son adorables

Buenas Noches (las de las manos, las de los besos, las de los aromas, las de los huesos)

--------------------------------------------------------------------------------


Dicotomía incruenta (Oliverio Girondo)

Siempre llega mi mano

más tarde que otra mano que se mezcla a la mía

y forman una mano.

Cuando voy a sentarme

advierto que mi cuerpo

se sienta en otro cuerpo que acaba de sentarse

adonde yo me siento.

Y en el precise instante

de entrar en una casa,

descubro que ya estaba

antes de haber llegado.

Por eso es muy posible que no asista a mi entierro,

y que mientras me rieguen de lugares comunes,

ya me encuentre en la tumba,

vestido de esqueleto,

bostezando los tópicos y los llantos fingidos.


Rostro de vos (Mario Benedetti)

Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias
y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón.

Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabor.

Sin temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos.

Estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna
maldición.

Mis huéspedes concurren
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos.

Pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan su hambre
miran y miran
y apagan mi jornada.

Las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada.

Ya mi rostro de vos
cierra los ojos
y es una soledad
tan desolada.

Costumbres (Juan Gelman)

no es para quedarnos en casa que hacemos una casa

no es para quedarnos en el amor que amamos

y no morimos para morir

tenemos sed y

paciencias de animal

Poco se sabe (Juan Gelman)

yo no sabía que

no tenerte podía ser dulce como

nombrarte para que vengas aunque

no vengas y no haya sino

tu ausencia tan

dura como el golpe que

me di en la cara pensando en vos