jueves, 1 de mayo de 2008

Welcome to Tijuana

Me bienvengo y le doy a la bienvenida a los que vengan.

De momento esto que tenemos entre manos (cada mano habla por si misma y las de ustedes dirán) es la idea de volcar incoherencias, coherencias, contradicciones, oxímorons, asociaciones libres, las cosas que por ahí escribo y van a ningún tacho y a ningún seleccionado, los juegos de palabras, y cualquier cosa que nos haga pensar sin sospechar demasiado de la contundencia.

Además se encontrarán cantidades de citas y gustos personales que sobrepasarán la pobre producción propia. Ahí, cuando aparezcan los carniceros maestros, podremos disfrutar libres de la torpeza de los amateurs.

Por ahora es un embarque personal, pero -viendo como está la cuestión con mis charladores-chamuyeros amigos- se puede convertir en una experiencia grupal, donde la refutación aparezca inmediatamente después de creada la leyenda.

Aquí me quedo, hago un stop en la bienvenida, para hacer copy y paste en el próximo post, saquearme a mi mismo y convidarles con un cuento que mis amigos ya conocen.

Ah, algunos me dicen Bruno (tal es el caso de mi documento) otros Juan Carlos, otros Batman. Y yo mismo me referencio como Yo.

Buenas Noches
Yo

PD: Esto, por ahora, es una carnicería. Con invitados, sin ellos. Seguramente se irán anexando otras cuestiones que harán de metáforas más bizarras que la principal. Esperemos que esos anexos sean lucrativos al pensamiento.

No hay comentarios: